24 Agosto, 2015

Algo Sobre Mí

Nací en Tel-Aviv el 23 de mayo 1975 con una mal formación en ambas manos. A pesar de eso pude desarrollar una vida de pocas limitaciones (tal como podéis apreciar en mi Infografía).

Me considero una persona apasionada y entusiasta de la vida. Y me gusta exprimir cada minuto de ella hasta la ultima gota.

Los principios que más valor les doy y ellos me aportan a mi lo mismo, enseñándome el camino son: Voluntad, Autenticidad y Coraje.

Yo creo que independientemente de nuestras condiciones humanas y nuestras creencias limitadoras (lo que pensamos que nos condiciona), todos tenemos la capacidad de liderar nuestra vida y dirigirla hacia donde nosotros queremos y no hacia donde quieren otros o la sociedad. Además estoy convencido que todos tenemos también la capacidad de entusiasmar y ser entusiasmados con lo que hacemos en nuestra vida. Esta última convicción dependerá de cómo de conectados estamos con nosotros mismos, con nuestras verdaderas necesidades y con nuestros auténticos valores.  Dependerá de nuestra voluntad de seguir nuestra autenticidad y de nuestro coraje a obrar en consecuencias.

Esta manera de ver el mundo es la que me llevó, hace casi cuatro años, a hacer un cambio significativo en mi orientación laboral y emprender un “viaje” hacia a mi mismo. Un cambio que englobaba la venta de mis 50% de participaciones en una PYME (Vean mi C.V.) y significaba salir completamente de mi zona de confort y saltar hacia la incertidumbre laboral, a explorar mi zona de aprendizaje.

Esta última decisión me llevo a encontrar el Máster en Coaching Teleológico y Liderazgo Personal (en la U.B.) que me sirvió para adquirir herramientas y conocimientos teórico-prácticos para ejercer como coach profesional. Pero también me sirvió para madurar en mi propio proceso de crecimiento personal, a encontrarme con mi voz interior enlazando todo esto con mis talentos naturales y mi misión como persona condicionada y Coach. Misión que se resume en la siguiente frase: “Mi misión consiste en vivir con integridad. Inspirando y motivando a la gente a hacerle caso a su voz interior y a obrar en consecuencia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *